Quantcast

Rejuvenecimiento facial

Revitalización profunda de la piel

La revitalización profunda de la piel se consigue mediante múltiples microinyecciones que se realizan en la parte profunda de la piel de zonas del cuerpo como la cara, el cuello, el escote o las manos.

Este tratamiento consigue un rejuvenecimiento facial de forma inmediata, así como, prevenir la aparición de arrugas y de flaccidez por más tiempo.

Este tipo de tratamientos son recomendables para personas de cualquier edad. Lo idóneo es que se realice una sesión de revitalización profunda de la piel antes o durante el verano, ya que ayudará a amortiguar el efecto dañino del sol en la piel.

Ácido hialurónico

Los materiales de relleno se utilizan para conseguir, de forma inmediata, la corrección de arrugas, ya sean superficiales o profundas, así como la rectificación de marcas y cicatrices faciales y marcar zonas como labios o mentón.

Para este fin, lo que utilizamos es el ácido hialurónico por distintos motivos. Además de dar volumen, el ácido hialurónico ejerce un buen efecto sobre la piel ya que absorbe agua y nutrientes, enriquece la piel y previene la aparición de signos de envejecimiento.

Notice: Undefined variable: auth in /homepages/38/d621997944/htdocs/DrLopezGil/httpdocs/wp-content/themes/dr-lopez-gil/core/shortcodes/blockquote.php on line 31

Los efectos de este tratamiento tendrán una duración variable en base a numerosos factores.

Algunos de estos factores que influyen en la duración son: el tipo de material de relleno utilizado, ya que puede ser ácido hialurónico u otro, la cantidad que se inyecta y el grado de corrección conseguida, sin dejar a un lado los hábitos de cada personas (cuidado de la piel, exposición al sol, tabaco, hidratación, etc).

Teniendo esto en cuenta, los resultados pueden llegar a durar entre los 6 y los 18 meses, siendo visibles desde el primer día. Se pueden realizar con anestesia local o sin ella.

Toxina botulínica

La toxina botulínica es utilizada para eliminar o atenuar las arrugas de expresión. Su eficacia es muy buena ya que la toxina botulínica consigue la relajación de los músculos del tercio superior de la cara. Otra de las indicaciones para las que se puede utilizar es para corregir asimetrías faciales.

En buenas manos y con la aplicación correcta de toxina botulínica, el resultado suele ser muy satisfactorio, ya que se consigue un rostro relajado y más joven.

Los efectos no son inmediatos, aunque sí muy rápidos, ya que al tercer o cuarto día ya se pueden apreciar, siendo totales a los 10-15 días. La duración del resultado con toxina botulínica suele durar entre cuatro y seis meses en la primera sesión.

Peeling químico

El peeling químico consigue un rejuvenecimiento facial al aplicar sobre la piel una sustancia que provoca la exfoliación de la dermis, al tiempo que estimula la renovación celular. De esta forma se consigue una piel más tersa y luminosa.

En los tratamientos con peeling químico no existe un tratamiento de sesiones estándar, ya que dependerá de las necesidades de cada persona. Lo habitual es que sean cada dos o cuatro semanas o, una o dos al año.

Láserterapia

La laserterapia se emplea para casos en los que existan arrugas de mayor o menos profundidad y fotoenvejecimiento cutáneo con pérdida de textura. En este caso existen dos tipo de laserterapia con los que conseguir el rejuvenecimiento facial:
  • Tratamiento ablativo o Skin Resurfacing: consigue la renovación de la piel, la eliminación de arrugas finas y manchas solares. Es un tratamiento agresivo que se suele recomendar a aquellas personas que quieren, en poco tiempo, una renovación radical de su piel estropeada.
  • Tratamiento no ablativo o rejuvenecimiento facial: consigue estimular el colágeno y la renovación de los tejidos sin dañar la piel. Al ser un tratamiento no agresivo, la recuperación es inmediata. Sin embargo, los resultados no son radicales con una aplicación y se tienen que repetir cada dos o cuatro meses hasta llegar al resultado que se esperaba.