Quantcast

Psoriasis

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad de la piel crónica no contagiosa. La principal característica de la psoriasis es la aparición de brotes de placas rojas con escamas. Lo habitual es que la psoriasis suele afectar principalmente a codos, rodillas y cuero cabelludo, aunque también es frecuente que aparezca en uñas y articulaciones.

Notice: Undefined variable: auth in /homepages/38/d621997944/htdocs/DrLopezGil/httpdocs/wp-content/themes/dr-lopez-gil/core/shortcodes/blockquote.php on line 31

Es importante señalar que la psoriasis nunca es contagiosa.

Las personas cercanas al paciente deben saber que no se pueden contagiar al entrar en contacto con un psoriásico, incluso aunque sean relaciones íntimas. Es decir que no hay que tomar ninguna precaución especial.

¿Cuándo y por qué aparece?

No hay una edad concreta a la que se suele iniciar una enfermedad como la psoriasis, aunque lo más habitual es que se de entre los 15 y 35 años. Del mismo modo que no hay una edad concreta, su evolución tampoco es similar en todos los pacientes, ya que es imprevisible, eso sí, siempre es benigna. La psoriasis puede estar presente durante toda la vida de quien la padece, ya que es una enfermedad crónica.

Tratamientos de la psoriasis

Tópicos
La combinación de cremas con Corticoide y Derivados de la Vitamina D es lo que normalmente la mayoría de especialistas recetan.

Cuando el paciente con psoriasis se expone al sol puede notar grandes mejoras. Con esto hay que tener presenta la importancia de mantener una piel bien hidratada en todo momento.
Vía oral
Acitretin (Neotigason®): tiene propiedades antiinflamatorias y consigue la regulación del crecimiento de la diferenciación de los queratinocitos. Este fármaco está indicado en casos de psoriasis pustulosa generalizada, psoriasis de placas gruesas y psoriasis palmo-plantar. Es muy eficaz al ser combinado con el sol natural o artificial. Los efectos secundarios que puede presentar son: daño fetal (teratogenicidad); es necesario seguir un control regular de las enzinas hepáticas y lípidos en sangre; caída de cabello; sequedad de boca, labios y ojos; y, a dosis bajas, dolor muscular y articular.

Metotrexate: su acción es fundamentalmente antiinflamatoria. Es utilizado en casos de artritis psoriásica incapacitante, así como en casos de psoriasis extensas cuando son de rápida aparición, en otras menos extensas pero que son resistentes a otras terapias, o cuando la psoriasis afecta psicológicamente al paciente. La vía de administración suele ser oral o intramuscular una vez por semana de entre 8 a 12 semanas. Ya que se elimina por el riñón, no pueden tomarlo aquellas personas con insuficiencia renal crónica. Tampoco está indicado para personas alcohólicas o con alteraciones hepáticas, ya que puede dañar el hígado. Otro de los efectos que puede tener es la toxicidad de médula ósea. Entre sus efectos secundarios destacan: anorexia, fatiga, náuseas y dolor de cabeza tras su administración.

Ciclosporina: es inmunosupresor y antiinflamatorio. Suele emplearse en casos de psoriasis en placas crónica, severa, consiguiendo importantes mejorías en uñas y artritis. En dosis superiores a los 3 mgrs. por kg de peso y día, puede provocar afección renal, que puede ser reversible al suspender el fármaco con su detección precoz. Otros posibles efectos secundarios son la hipertensión arterial, hipertricosis, temblor y fatiga.

PUVA: antes de exponer al paciente a la cámara de UVA, se da al paciente un fotosensibilizante. Las sesiones son más recomendables hacerlas por la noche o a última hora del día, ya que sino el paciente tendría que usar gafas de sol durante 8 horas.

Tratamientos biológicos

Es posible tratar la psoriasis con terapias biológicas en adultos con psoriasis moderada o grave, siempre que el paciente lo tolere y no haya respondido a otro tipo de terapias.

Por las características de este tratamiento, tiene que seguir unos controles médicos regulares que incluyan analíticas de sangre, radiografía de tórax o un test de Mantoux.

Son los propios pacientes quienes se autoadministran de forma subcutánea con plumillas de inyección con una pauta semanal.

Tratar la psoriasis en cada caso personalizado es fundamental. Por ello, el dermatólogo debe estudiar bien la situación del paciente para valorar la mejor opción terapeútica.

El Etanercept (Enbrel®) actúa sobre las lesiones cutáneas de la psoriasis sobre su componente inflamatorio en articulaciones. El psoriásico es el que se administra las inyecciones de manera subcutánea una o dos veces por semana. y

Entre sus efectos secundarios están los dolores de cabeza o reacciones inflamatorias a la inyección.

Este medicamento no se puede utilizar en pacientes con antecedentes de infecciones graves, cáncer, enfermedad demielinizante o insuficiencia cardíaca avanzada.