Quantcast

Proteger las piernas del calor

Proteger las piernas del calor

Durante la época de verano, con el calor intenso y sobre todo si la humedad es elevada, nuestro cuerpo se afecta, especialmente nuestro sistema circulatorio. Una de las partes más vulnerables son las extremidades inferiores, especialmente en aquellas personas que tienen un historial de insuficiencia venosa, que suele ser un problema hereditario. También se ven afectadas personas que han tenido algún tipo de intervención quirúrgica en las piernas, mujeres embarazadas o con sobrepeso y personas de edad avanzada.

Las manifestaciones cutáneas de esta sobrecarga circulatoria acostumbran a ser erupciones tipo eccema o bien granitos que suelen ir acompañados de picor intenso. Pero al rascarse empeoran aún más estas anomalías. En un grado extremo y más avanzado, especialmente si se afecta la piel por debajo de la rodilla o el área del tobillo, se puede provocar heridas e incluso llagas o úlceras de difícil curación, sobre todo en casos de hipertensión arterial, diabetes o fumadores o personas inmovilizadas.

El tratamiento de estas afecciones requiere el trabajo conjunto del médico especialista en cirugía vascular y del dermatólogo para curar lo más rápido posible los problemas de la piel y evitar complicaciones más importantes.

Proteger las piernas del calor, tratamientos

En general, los tratamientos consisten en medicaciones orales para favorecer el retorno venoso. De forma externa, cremas y lociones refrescantes para aliviar la sensación de picor, ardor o tirantez y para evitar que la piel se erosione, se infecte y aparezcan complicaciones más graves.

A nivel postural es importante tener las piernas en alto sobre todo en las últimas horas del día, procurar descansar en las horas centrales que hace más calor, hacer baños con agua fría para estimular la circulación y si se puede masajes de drenaje linfático una o dos veces por semana para descongestionar o descargar el exceso de líquido en el interior de las piernas.

En persona que tienen que trabajar muchas horas de pie, embarazadas o con sobrepeso es muy recomendable hacer servir medias de compresión moderada para favorecer la circulación venosa y reducir la hinchazón de las extremidades.

Como hábitos de alimentación se recomienda comer con poca sal o eliminarla por completo, tomar zumos de fruta no ácidos, reducir el consumo de carne roja y en la medida de lo posible abstenerse o reducir el tabaco. El alcohol en forma de vino o cerveza consumido de forma moderada es beneficioso, especialmente el vino negro ya que aporta resveratrol que tiene un efecto reforzante de la pared venosa habiendo que haya menos tendencia a la acumulación de líquidos.

/Deje un comentario